miércoles, 1 de diciembre de 2010

Obse reloaded

Esta época tan horrible que es el verano, donde me paso los casi cinco meses que dura quejandome y de mal humor, es el momento propicio para dar rienda suelta a una neurosis a la que no le veo final: la duda existencial de si apagué el aire acondicionado o si, cuando vuelva a mi casa, me voy a encontrar con mi pileta privada a cuatro pisos del suelo.
Aunque siempre cierro la puerta y miro el maldito aparato verificando si la lucecita está apagada, no puedo controlar dudar de mi misma y, en la parada de colectivo o en camino a mi trabajo, preocuparme porque todo desborde, y cuando vuelva a mi casa, pisar el suelo y electrocutarme.

Mi punto más bajo fue cuando la Navidad pasada hice que me llevaran de vuelta a mi casa para verificar si verdaderamente había apagado el maldito aparato con la consecuente catarata de puteadas que me dedicaron.

Así que hasta Abril veo mucha pero mucha frustación en el futuro de la gente que me rodea.

5 comentarios:

Andre dijo...

Bueno, lo mismo pasa en invierno de noche con el calefactor: "¿lo habré apagado? me hace frío para salir de la cama, ¿y si mañana amanezco muerta por intoxicación?".

Ale dijo...

Lo de navidad fue complicado... igual me pone muy contento leer que estas peor que yo!

Cel dijo...

Obse presente acá también. Me pasaba lo mismo acá en casa pero con otros artefactos. Opté por poner un enorme y antiestético cartel en la puerta de salida que me interrogaba cada vez que agarraba el picaporte: "lo apagaste?". Santo remedio.

La Criatura dijo...

y yo que me quejo de mi ventiladorcito enano...

ene dijo...

Andre: eso no lo habia pensado, que bueno otro temita para preocuparme!

Ale: Gracias! jajaja

Cel:Una vez pensé en hacer eso, pero me pareció que se me había ocurrido por ver tantas sitcoms!

Criatura: compre un split y vea su vida complicarse!