martes, 7 de septiembre de 2010

Y esta es la historia..

..de como una persona que se creía medianamente racional se da cuenta que no, que todavía faltan ajustar varios tornillos.

Domingo por la madrugada mi novio se va a dormir y yo aguanto estoicamente el final de 2012 (si me había aguantado dos horas de película, tranquilamente podía aguantar hasta el final tan previsible que se veía venir)

Termina la peli, apago la tele y me preparo para hacer cucharita con mi novio, paso primero por el baño así evito que el aliento de dragón de la mañana rompa este romance de nueve meses.

Paréntesis super importante: la tele, al apagarse y al prenderse, hace una musiquita; cual es la finalidad no sé, creo que todo el mundo sabe apretar el botón de power, pero desvarío, continuemos:

Estoy en el baño y escuche la musiquita y de repente el televisor a un volumen altísimo. Voy al comedor, miro totalmente cagada en las patas y decido, racionalmente, ir corriendo hasta la habitación de mi novio y despertarlo. El hombre es un lirón, pero dos o tres gordos y un par de empujoncitos lograron que con muy poca alegría, se levantara de la cama y apagara todo.

Le pedí por favor que me esperara a que yo termine con la luz prendida y despierto, pero oh mi sorpresa cuando salgo del baño, al ver que todo estaba apagado y el señor roncaba tranquilamente ajeno a mis tribulaciones.

Corrí, si corrí, el metro que separa el baño de la pieza, cerré la puerta, prendí la luz y, me puse a llorar desconsoladamente. Desconsoladamente si si. El hombre levanta su cabeza y me mira con sus ojos lagañosos no entendiendo bien la situación. Le trato de explicar que nunca me tendría que haber contado que en ese departamento, sabiendo lo cagona que soy, se había muerto la viejita que lo habitaba antes que él y que tratara de explicarme como carajo se había prendido la televisión sola.

Mientras como santo que es me trataba de serenar (recordemos que yo seguía llorando) le suena el despertador que se había olvidado de apagar. Resultado? Salté hasta el techo y casi se me para el corazón.

Después de un par de mimos y explicaciones (el tarado tiene programada la tele como despertador también y justo coincidió la hora en que yo me iba a dormir) me dormí exhausta.

Hace dos días que mi novio me pregunta si sigo con miedo, y a pesar que yo le aseguro que no, que ya se me pasó; si tengo miedo y es a haber quedado como una loca.

10 comentarios:

Cel dijo...

Me mató. Obvio que iba a meter miedo toda la situación!!!
Quiero creer que de vez en cuando garpa tener un ataque de minita así, medio doncella en apuros, para que ellos se sientan protectores y toda la cháchara.

Andre dijo...

JAJAJA! que tierna...una puede ser una loca y puede ser tierna a la vez.
De esto no te puedo decir mucho, porque también soy MUY cagona y paso rapidito del baño a mi cuarto, mirando al piso...si,tengo miedo.

Princesa Roja dijo...

Ok, concedido: Quedaste como una loca.

Vicky dijo...

En mi departamento pasan cosas así de raras, y también se murio la viejita que vivía acá antes, desde que me enteré de eso, cada cosa que pasa se la atribuyo a la viejita... Y si, soy medio pelotuda, y mi novio se mata de risa de como me asusto sola, que se le va a hacer!

ene dijo...

Cel: Ojalá que garpe porque sino estoy en problemas

Andre: bien! ya somos dos, vos decis que mirar al piso ayuda??

Princesa Roja: Lamentablemente, creo que si..

Vicky: Tené cuidado y no la llames ni vieja ni viejita que se puede enojar!

Ale dijo...

Yo me hubiese cagado en las patas!
Y no, no quedaste como loca... son las boludeces que estan buenas.
Beso,

Andre dijo...

Ayuda ayuda, hay que perfeccionar la técnica nada más :)

ene dijo...

Ale: Por fin un hombre sensible

Andre: jajaja, si hay proxima pruebo!

La Criatura dijo...

hacete amiga de la viejita y la invitas a jugar al buraco o a la canasta... y chau, no mas miedos

Lola dijo...

Las anècdotas son geniales pero me encanta còmo las relatàs. Saludos.